Carpe Diem

Más reciente

Hoy tan solo me ampara mi sacrificio.

Siento el drama nacer cada mañana en mi regazo, pero encuentro placer en la sonrisa y el abrazo.

Anuncios

Que un día te entregué mi amor y tú a mí el tuyo, que un día solo me importaste tú en todo el mundo…

El mejor tipo de amor es el que despierta el alma y hace buscar más, que planta un fuego en el corazón y trae paz a la mente. Es lo que hay que lograr, eso es lo que tú me has dado y lo que yo espero darte para siempre.

Era tan bonita, mi flor favorita.

Porque cada vez que me miro al espejo me gusto menos. Eras tú el que te encargabas de eso, de decirme lo guapa que era, de abrazarme cada vez que me deprimía, y de decirme lo tonta que era cuando me veía fea o gorda. Eras tú quien me animaba a arreglarme cada noche que salíamos, eras el que hacía de mi belleza algo más importante. Tenerte era para mi un lujo, y me entraban las ganas de arreglarme y pintarme, vestirme como una dulce muñequita, por ti.. Solo para oir esas palabras que me alegraban el día, esas palabras de “que bonita eres, que bonita vas”. Me gustaba gustarte,me sentía la persona más bella del mundo. Pero cuando te separaste de mi todas esas ganas se fueron, y tuve que ahogar las penas en un helado de chocolate y una película romántica. Era tan triste, me sentía bien teniéndote cerca, me daban ganas de tirar por el retrete todas esas frases bonitas que aun quedaban en mi mente, pero ya no servía de nada, te habia perdido y de nuevo la depresión cayó sobre mi alma.

Por quien estuvo ahí, abrazándome.

La función que desempeña una amiga es sumar vestidos, más maquillaje, más peinados, para dar de resultado final un momento perfecto con una persona perfecta.:)

Pudiste conmigo y yo no lo pude evitar.

Y con los ojos cerrados te seguí, si yo busqué dolor lo conseguí; no eres la persona que pensé, que creí, que pedí. Mientes, me haces daño y luego te arrepientes. Ya no tiene sentido que lo intentes, no me quedan ganas de sentir.

Y mis lágrimas secas se van por su cuenta.

Fiesta, olor a tabaco, un pintalabios mal puesto en el baño. La música a tope, las luces parpadeantes hacen que me olvide de tí, aunque sea sólamente unos instantes. Me miro en el espejo, en el cuarto de baño. Un cuarto de baño pequeño, minúsculo, y lleno de chicas que, como yo, deciden olvidar sus penas en una copa de ron.

Y me vuelvo a mirar. Me detengo en mis labios, aquellos que besaste la última vez que nos vimos.
Y me doy cuenta, en ese mismo instante, que me es imposible.
Olvidarme de tí.