Carpe Diem

Era tan bonita, mi flor favorita.

Porque cada vez que me miro al espejo me gusto menos. Eras tú el que te encargabas de eso, de decirme lo guapa que era, de abrazarme cada vez que me deprimía, y de decirme lo tonta que era cuando me veía fea o gorda. Eras tú quien me animaba a arreglarme cada noche que salíamos, eras el que hacía de mi belleza algo más importante. Tenerte era para mi un lujo, y me entraban las ganas de arreglarme y pintarme, vestirme como una dulce muñequita, por ti.. Solo para oir esas palabras que me alegraban el día, esas palabras de “que bonita eres, que bonita vas”. Me gustaba gustarte,me sentía la persona más bella del mundo. Pero cuando te separaste de mi todas esas ganas se fueron, y tuve que ahogar las penas en un helado de chocolate y una película romántica. Era tan triste, me sentía bien teniéndote cerca, me daban ganas de tirar por el retrete todas esas frases bonitas que aun quedaban en mi mente, pero ya no servía de nada, te habia perdido y de nuevo la depresión cayó sobre mi alma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s