Carpe Diem

Y mis lágrimas secas se van por su cuenta.

Fiesta, olor a tabaco, un pintalabios mal puesto en el baño. La música a tope, las luces parpadeantes hacen que me olvide de tí, aunque sea sólamente unos instantes. Me miro en el espejo, en el cuarto de baño. Un cuarto de baño pequeño, minúsculo, y lleno de chicas que, como yo, deciden olvidar sus penas en una copa de ron.

Y me vuelvo a mirar. Me detengo en mis labios, aquellos que besaste la última vez que nos vimos.
Y me doy cuenta, en ese mismo instante, que me es imposible.
Olvidarme de tí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s