Carpe Diem

Todavía me duele verte y saber que ya no te importo, o más bien que nunca te he importado.

Quiero alguien que me valore, alguien que me necesite, que cuando me vea llegar se le escape una sonrisa automática, que cuando me mire sienta ese pequeño cosquilleo en el estómago. ¿Es eso tan malo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s