Carpe Diem

Sigo intentando morir, pero ellos no me dejan.

Los sueños son una trola colosal. Ya lo sabía. Siempre lo he sabido. Porque luego llegar el dolor y ya nada tiene sentido. Porque construyes, construyes, construyes, y de repente alguien o algo se lo lleva todo. ¿De qué sirven, entonces? En mi sueño él era la parte misteriosa, la llave que abría la puerta, pero ahora ya empiezo a ver cómo se aleja. Si él desaparece, desaparece el sueño. Y la noche queda en su oscuridad más oscura, porque ya no habrá ni un solo amanecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s