Carpe Diem

Llega el frío, y con él noto cómo se me acaba el aliento. Debe de ser que necesito de tu calor para que mi corazón no se congele.

Si me enfado al parecer por nada puede simplemente ser porque sé que sabes cómo hacerme feliz y cuando no lo haces me cabreo, pero a la vez me gusta. Me gusta porque lo entiendo… a veces me pongo tonta, demasiado tonta… Y tienes que enfadarte. Pero más me gusta que al minuto todo se arregle, y que me entiendas. Entiendas que me pongo tonta porque te quiero, porque no quiero perderte nunca, porque no quiero ni oír a esa gente que no soporta que a los demás les vaya bien.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s