Carpe Diem

A veces lo único que me apetece es gritar. Como una loca.

Ya no estás. Ya no sé qué hacer ni qué decir. Hasta lo más insignificante me duele. Lo siento, no sé cómo acabará, ni sé el principio. Se me inundan los ojos, eso es lo único que pasa. Tendría que salir ahí fuera y gritar a los cuatro vientos. Levantarme y luchar. Eso es lo que tendría que hacer. Pero ya no soy capaz. Te quise tanto, te di todo lo que tenía y ahora es que ya no tengo nada ni nadie por quién luchar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s